DOM 11 MAR 2018

El Tocapuertas

Hace cuatro meses había llegado al colmo. Eran las 8 de la mañana de un domingo, y un vecino tenía la música a un volumen ridículo. Tal ruido no lo podría lograr yo mismo en mi departamento, mucho menos para que otros lo escucharan de esta manera. Aquí había dos opciones: esperar a que reflexionara, o se cansara y se fuera a dormir; o tomar las riendas de la situación.

El año pasado nos mudamos. Logramos encontrar un lugar amplio, agradable, cómodo y seguro. Parecía ser una de las mejores noticias que pudieron haber llegado después de días muy difíciles. Hasta que conocimos a los vecinos. O más bien, sus hábitos de entretenimiento. No pasó ni una semana cuando tuvimos nuestra primer desvelada, y cada mes, como si fuera una tradición imperdible, otro vecino se sumaba a deleitarnos con sus culposos gustos musicales.
Una y otra vez pensaba con seguridad que alguien se quejaría, que enfrentarían al ruidoso, o al menos le comentarían que eso no se hace.
“Aquí nadie se mete con nadie”, nos comentaba la administradora, y continuamos el ciclo de apatía, mientras le pedíamos a los dioses que nos dejaran dormir en la noche.

Pero ese domingo fue diferente, bajamos, tocamos el interfón, y sin respuesta, trajimos a la policía. A pesar de que legalmente no pueden hacer algo —yay! fantástica idea—, la táctica funcionó; no apagaron la música, pero al menos ahora era factible ignorarla.

Tener problema con los vecinos es un tema difícil; saben quién eres, dónde vives, tus hábitos, conocen tus pertenencias, familiares y mascotas. Casi por definición, no existe un vecino entrañable. Son males necesarios, en una ciudad grande como CDMX o en una que no lo es; da igual, te los cas a encontrar.
La gente es un tipo especial de monstruo cuando se siente atacado en su domicilio; y con personas a las que no se les inculcó el más básico sentido de respeto y empatía, es aún peor.

Pero a los monstruos se les enfrenta.

Justo el día de navidad, el vecino, en estado de ebriedad, quiso hablar conmigo mientras paseaba a mi perro. Dijo que él tenía 20 años viviendo aquí, que le ganó la emoción y le traje a la policía solo por una canción. Y que eso no se hace, que aquí todos somos amigos. Tomé tres o cuatro cervezas con él, más vale un mal arreglo que un buen pleito, me decía a mi mismo. Me dio su celular por si acaso. Lo guardo y lo atesoro en mi bolsillo.

Desde entonces he tocado algunas puertas más y he recibido las más curiosas —por no decirles absurdas— respuestas. Una chica amablemente accede, pero preguntándome dónde vivo. En otra ocasión empiezan a vibrar mis ventanas, bajo, toco y el vecino abre, le pregunto si puede bajarle a la música y me dice que no, que es temprano y es su domicilio, y se siente ofendido por haber tocado la puerta —uno no puede hacer un poco de ruido para que lo escuchen, pero está bien hacer vibrar las ventanas de otros—. Más tarde el vecino procede a sacar su ruido al área común, hacer una fiesta que termina hasta las 2am y amedrentarme con una bonita canción.
El vecino, treintañero, viviendo con sus papás —que ese día están de viaje—, al verme de su edad, cree que estamos en la preparatoria, o en la calle. Hoy me ve feo porque cuatro días después de esto, hablé con su papá; un señor de la tercera edad muy respetuoso. No habrá denuncia esta vez—dejamos ganar al chavo; pero la siguiente esperamos al menos un poco de respeto.

Ha habido ocasiones en las cuales no abren la puerta. Afortunadamente ha sido de un vecino que no ha vuelto a olvidar que existen los audífonos —y sí, es necesario empezar a llevar un registro—.

La semana pasada fue especial. La chica de la primer historia tiene su música que se escucha más fuerte en mi departamento —tres pisos arriba—, de lo que yo mismo la pongo aquí. Le hago de su conocimiento mi molestia y accede, y más tarde suena de nuevo, pero más fuerte. Increíblemente no era ella, sino una vecina de otro edificio (ya reincidente, les digo que hay que llevar registros). En frente de su domicilio un vecino visiblemente molesto, pero apático. Toco varios botones del interfon —no hay forma de saber de dónde viene el ruido—, me abren, encuentro del departamento y toco la puerta.
Le hago la pregunta incómoda y me dice que es cantante, y que estaba haciendo un demo que tenía que presentar el día siguiente. No sé mucho de música, pero dudo que sea necesario ponerlo a ese volumen, y que de serlo, tiene que buscar un estudio. Dice que termina y le baja, y mientras cierra la puerta reniega lo que hacen los otros vecinos. Vuelvo a tocar para preguntarle de este tema, me explica lo injusta que es su vida porque a ella sí le dicen algo, pero a los demás vecinos no.
No habrá pasado una hora cuando la chica ya mencionada tres veces le vuelve a subir. La cuestiono si quiere que le traiga a la policía, retadora, me contesta que ellos no pueden hacer nada. Le insisto, si quiere, podemos ver qué pueden hacer, y después de eso ver qué sucede. Baja sus armas y comenta del ruido de allá arriba —el de la cantante—, que nadie les dijo nada.

La mentalidad del ruidoso no solo es ventajosa, egoísta, molesta y de mal gusto —jamás se escandaliza poniendo melodías de Chopin o Mozart—, sino vengativa. Lo hago porque es mi turno, y porque los demás lo hacen.
Tenemos una epidemia del ruido.

Desalentadoramente, el proceso de denuncia a un vecino ruidoso es lento —tiene que ser presencial—, absurdo —hay que tener todos los datos del vecino— y poco efectiva —la consecuencia legal es el equivalente a un golpe en la mano—.
Y esto no lo entiendo; si el gobierno no promueve una convivencia y respeto entre sus comunidades, dándole la atención requerida a estas conductas menores, ocasionarán problemas más grandes. Además, el ruido es contaminación, y ocasiona una baja en la productividad, y problemas neuronales.

Lo que necesitamos es más respeto y empatía. Y más gente que empiece a tocar puertas.

fael escribiendo @ 10:07 pm. Este post tiene 2 comentarios.
Enlaza este post por el permalink o el microlink.
MIE 28 FEB 2018

Into the Breach

De los creadores de FTL, uno de los juegos independientes más sorpresivo de los últimos años —visualmente no es muy atractivo, y hasta cierto punto pasó muy desapercibido, pero es increíblemente entretenido y adictivo—, nos traen ahora Into the Breach, para mostrarnos su enfoque en un juego de estrategia.

Lo primero que percibimos en Into the Breach es una simplificación del concepto; prácticamente todos los cálculos se hacen en números de un dígito. Nosotros solo controlamos tres unidades, y cada una tiene oportunidad de moverse y atacar. Lo innovador en mecánicas es que solo tenemos una barra de energía para todas las misiones. Si bien las unidades tienen su propio HP, la mayoría de las derrotas serán ocasionadas por dañar el grid. De forma muy sutil, el juego nos da a entender que la supervivencia de las unidades es secundario; lo principal es preservar el grid.
Otro aspecto que modifica radicalmente el concepto que tenemos con juegos de este género son los turnos—principalmente el de los enemigos. Los monstruos se moverán y mostrarán el ataque que harán. Antes de que lo consuman, es nuestro turno, en el que actuamos en tiempo real para tratar de evitar daños al grid, e idealmente, ocasionar que se ataquen entre ellos mismos.

El título del juego es debido a que cuando perdamos —que va a ser muy frecuentemente—, se abrirá una brecha en el tiempo para poder empezar de nuevo en un universo paralelo y evitar la invasión. Tenemos la oportunidad de salvar a un piloto y usarlo en siguientes misiones.
De este concepto desemboca toda la historia, pero también algunas mecánicas; además de la ya mencionada, de vez en cuando en las misiones recibiremos un regalo del futuro—cápsulas que usualmente tienen artículos muy útiles en nuestra misión. Pero también, por la naturaleza del juego, puede que en un turno hayamos hecho movimientos que ya no podemos deshacer. En cada misión existe la oportunidad de revertir el turno entero, pero solo una vez.

Una cosa más que quisiera mencionar es lo bien balanceado que es este juego; todas las armas, upgrades, pilotos e incluso misiones tienen una minuciosa planeación para no hacerlas demasiado poderosas, pero sobre todo para que nosotros, los jugadores, experimentemos con diferentes combinaciones.

Into the Breach es un juego fantástico; retador, adictivo y original. Una muestra de una filosofía de game design enfocada a encontrar un game loop interesante, iterar sobre este hasta pulirlo y luego crear la historia, personajes, items y misiones. Lo mejor de todo es que está a $15 dólares en Steam.

fael escribiendo @ 9:52 pm. Este post aún no tiene comentarios.
Enlaza este post por el permalink o el microlink.
LUN 26 FEB 2018

Darkest Hour

Estando en la antesala de los premios de la Academia este domingo, quisiera tener una opinión de lo que voy a ver en la pantalla—no importa lo sesgada, absurda o contradictoria que esta sea, son tan solo los Oscars.
De Darkest Hour hace algunos días me enteré del personaje histórico del cual revolvería la trama, y me llamó más la atención.

Winston Churchill es una figura emblemática, incluso para nosotros los americanos, a un océano de distancia. Apuesto a que sus palabras perdurarán mucho más de lo que pudo lograr como diplomático, primer ministro y estratega.
Darkest Hour tiene un poco de todo esto; desde una historia que desconocía la forma en la que llegó a ser el segundo más importante en el Reino Unido, hasta su relación con el Rey y sus difíciles primeros días frente a un país en guerra.

Las actuaciones y la ambientación, sin duda los puntos fuertes de la película. La trama no es mala, pero para ser vendida como una historia basada en la vida real, tuvo muchas libertades argumentales. Por el contrario, una decisión muy acertada estuvo en no llenar el guión de sus célebres frases.

Resulta muy interesante el hecho de que Dunkirk complementa la experiencia de Darkest Hour, presenciando en dos lugares la misma historia. Aplausos porque ambas logran momentos sublimes.
En resumen, muy recomendable.

fael escribiendo @ 10:02 pm. Este post aún no tiene comentarios.
Enlaza este post por el permalink o el microlink.
SAB 24 FEB 2018

Physics of the Future

Uno de los grandes legados de Carl Sagan fue acercar la ciencia a las masas. Mi papá en los años setenta encontró su serie Cosmos y le causó tal fascinación que fue heredada a hijo.

El trabajo de divulgación científica en este siglo ha caído en buena medida en las manos de Michio Kaku. Hace una década conocí al Dr. Kaku con su serie 2057, y sus aportaciones me han parecido muy interesantes. En esta ocasión, Physics of the Future, un libro que se enfoca en analizar diferentes tópicos que cambiarán nuestras vidas en corto (hasta 2030), mediano (2030-2070) y largo plazo (2070-2100).

Tal y como es su estilo, no son conjeturas, sino análisis de lo que hoy tenemos, y de lo que podríamos llegar a tener en desarrollo tecnológico. Pasamos de analizar computadoras e inteligencia artificial, en que la conclusión es una comoditización del poder de procesamiento; las computadoras dejarán de ser un objeto para ser pagadas como hoy lo hacemos con el agua, la luz, el gas, o la renta. La inteligencia artificial sin duda mejorará, pero la creatividad, la experimentación y las artes serán más valiosas que nunca. Al parecer nuestro cerebro que consume solo 20 watts seguirá aventajando a máquinas que consumen millones de veces más energía.

La medicina seguirá avanzando, llegando a un punto en el que será difícil pensar que para arreglar algo era necesario hacer otra herida y pasar por un largo período de recuperación. La nanotecnología lo hará posible, él propone.

Tal vez mi capítulo favorito es el enfocado al futuro de la energía; el autor nos lleva por cada uno de los modelos que se han utilizado, así como sus ventajas y desventajas, describiendo de una forma muy didáctica diferentes conceptos que todos hemos escuchado, pero que difícilmente entendemos como fusión y fisión, y sus diferencias, además de sus derivados —no sabía que la fusión fría se refiere a una fusión a temperatura ambiente—.

El Dr. Kaku al final de Physics of the Future nos comparte una visión de lo que será la vida a partir del próximo siglo. Una mirada realista de lo que va a suceder como consecuencia de los problemas de hoy, pero con un tono positivo (van a haber ciudades hundidas, pero aprenderemos la lección, y sobreviviremos).

fael escribiendo @ 10:11 pm. Este post aún no tiene comentarios.
Enlaza este post por el permalink o el microlink.
MIE 21 FEB 2018

Black Panther

Última película antes de la muy anticipada orgía audiovisual lucha en contra de Thanos que será la tercera entrega de la saga Avengers; Black Panther llega para mostrarnos la vida dentro de un país africano tan avanzado como lo es su discreción.

Había leído algunos comentarios acerca de Black Panther, la mayoría positivos, pero algunos señalando que esta podría ser la guía de cara a la cuarta fase del universo cinematográfico de Marvel, en parte porque modificaba la fórmula.

Honestamente lo que vi fue una buena película, con algunos huecos argumentales —nada del otro mundo, estamos viendo una película de cómics, no un documental—, muy entretenida, visualmente impecable, y que podría haberse beneficiado de limitar la exageración de lo que es Wakanda. La película sigue un arco tradicional y lo hace muy bien.

Poco más; Black Panther es una buena película de Marvel que trata de romper estereotipos, y que curiosamente refuerza que el país es 100% de color, pero entiendo que de haber introducido a personajes blancos (aceptémoslo, no habrían buscado otra opción), habrían sido acusados de white-washing.

fael escribiendo @ 9:07 pm. Este post aún no tiene comentarios.
Enlaza este post por el permalink o el microlink.
JUE 15 FEB 2018

The Florida Project

Con una crítica muy positiva, la película de Sean Baker parece que va a ser la menospreciada por la academia. The Florida Project es una historia de cómo se vive —pero sobre todo, cómo se sobrevive— en las zonas marginadas de Orlando, a unos 20 kilómetros del lugar más feliz sobre la tierra: Disneyland.
Honestamente no sabía qué esperar, pero la premisa es suficientemente atractiva.

No recuerdo la última vez que vi una película que aparentemente carece estructura. En The Florida Project tenemos varios momentos en los que nos preguntamos hacia dónde va todo esto. Y tal vez eso es lo fascinante de la trama; no es necesario saberlo.

Gran trabajo hacen los actores, la nominación a William Dafoe es más que justa; pero lo mostrado por un reparto que literalmente tiene cero experiencia es fenomenal, en especial el desenvolvimiento de los niños, con mención honorífica a Moonie. Constantemente me preguntaba si a estos pequeños los habían sacado de una situación así, o tan buenos actores eran. Y obvio, el equipo de casting hizo un gran trabajo.

The Florida Project es una película extraña; es triste en su concepción, pero alegre en sus matices. Es de esas cintas que nadie se puede perder. Ampliamente recomendada.

fael escribiendo @ 11:02 pm. Este post aún no tiene comentarios.
Enlaza este post por el permalink o el microlink.
LUN 29 ENE 2018

Celeste

Aún no termina el primer del mes del año y ya tenemos serios contendientes al juego del 2018. Por un lado Iconoclasts, un juego que ha estado en desarrollo prácticamente una década y que ha tenido reviews muy buenos —y que espero estar escribiendo pronto. Y por el otro lado, Celeste, un plataformas tipo Super Meat Boy.

La premisa es sencilla: ayudar a Madeline, nuestra protagonista, a escalar la montaña Celeste. Para lograrlo, tenemos a nuestra disposición el tradicional salto, junto con una barrida que nos puede dar un segundo impulso y se recarga al tocar otra vez el suelo, y la habilidad de trepar una pared por unos pocos segundos.
Como en toda experiencia bien diseñada, la idea base es sencilla, pero es mezclada de formas interesantes y creativas para renovar los desafíos que nos encontraremos a lo largo de los ocho episodios.

Celeste aparenta ser un simple juego de plataformas, pero es brutal y, de alguna extraña forma, catártico—una combinación que es difícil encontrar en el género.
Sobra decir que es altamente recomendable, y que si quieren probar algo antes de comprar, pueden probar el prototipo.

fael escribiendo @ 9:55 pm. Este post aún no tiene comentarios.
Enlaza este post por el permalink o el microlink.
VIE 19 ENE 2018

wasap.js - Comienza un Chat de WhatsApp Con un Click

Hace un par de meses me preguntaba si era posible comenzar una conversación de WhatsApp a través de un sitio web. En realidad buscaba cómo hacer un bot para WhatsApp, pero pensemos que la historia es esta que estoy contando.

Encontré una mini guía que indicaba cómo hacerlo, pero en las pruebas reales, no estaba funcionando muy bien. Así que pensé en hacerlo mejor: selectivo para los dispositivos que fueran más propensos a tener la app instalada (teléfonos y tablets) y hacer más amigable la experiencia.

Durante algunas semanas, @pateketrueke y yo —pero principalmente @pateketrueke— trabajamos en una herramienta que de entrada permitiera esta interacción, y además abriera más posibilidades para hacer cosas más interesantes.
Luego el master Huriata le pondría diseño.

El resultado es wasap.js, una librería que permite convertir teléfonos en enlaces que abren WhatsApp hasta hacer una mini app. Para muestra en el mundo real abran el sitio de Macadamia Flores —uno de nuestros clientes— desde sus teléfonos.

Espero le puedan encontrar utilidad, pues este 2018 WhatsApp va a ser muy importante.

fael escribiendo @ 8:50 pm. Este post aún no tiene comentarios.
Enlaza este post por el permalink o el microlink.
LUN 1 ENE 2018

Las Mejores y Peores Identidades del 2017

Como es ya toda una tradición, Brand New nos trae lo mejor —y peor— del año en cuanto a branding. Esta vez son siete las partes en las que esta lista se divide—separándolas por la organización interna que este blog de diseño tiene; un review a las identidades más interesantes, una pequeña nota a las que no consideran dedicarle tanto tiempo, y las más populares (aunque no signifique la mejor).

A destacar la tendencia de simplificar las formas y colores; esto se puede ver muy fácil con el logo de Audi, Watson y el de Movistar. Creo que entre los cambios más valientes sin duda está la identidad de Juventus, cambiando por completo el rumbo que tienen todos los equipos de futbol, homologándolo más hacia lo que hoy es —una marca—, y alejándolo de lo que era —un escudo—.

El nuevo logo de mozilla es sencillamente lo mejor del año; simple, al punto y tremendamente creativo. También da gusto ver rediseños de marcas locales como Chobani, Misfit y Moonpig.

Del otro lado de la moneda —al menos hasta el día de hoy, con 4 partes publicadas—, siento que no ha habido descalabros mayores. Sí, los logos son feos, pero no son terriblemente malos como en años anteriores. Incluso me atrevería a defender el de Paraguay, ya que la idea es muy buena y tiene aplicaciones muy interesantes, cosa que no se puede decir de un muy blando y caótico branding de Bolivia.

Esta es la lista completa, asegúrense de echarle un ojo:

  1. The Most Notable Reviewed & Noted
  2. The Best Reviewed
  3. The Worst Reviewed
  4. The Best Noted
fael escribiendo @ 7:11 pm. Este post aún no tiene comentarios.
Enlaza este post por el permalink o el microlink.
DOM 31 DIC 2017

Feliz Año 2018

Hemos terminado esa vuelta al sol que determina que el año calendario ha terminado. Una en la que muchos podemos coincidir; no ha sido sencilla. Para mi, es el segundo año consecutivo en el que tuvimos que decirle adiós a un ser querido, y dos veces. Difícil tener un balance positivo cuando hay eventos asi.

Pero la vida sigue, y esas almas nos dejaron nada más que lo mejor de sí, y dieron lugar a otras cosas —no mejores o peores, sino diferentes—. Y por eso debemos honrar su memoria y estar agradecidos.

Hubo salud, al menos durante la mayor parte del año. Nunca pensé tener un cálculo renal, pero tampoco creía en lo rápido que terminaria todo. Hubieron risas y llantos, victorias y derrotas, éxitos y aprendizajes, música y películas, y mucho trabajo.

Es difícil voltear atrás en aras de decir que fue un gran año; fue complicado, y por lo tanto tal vez no podemos ser tan optimistas en nuestras palabras. Pero también la elección de estas es lo que transmite a otros, y a nosotros mismos.

Fue el último año que tuve viva a mi abuelita y a Farwar; fue un año que nos unió como familia, nos dio sorpresas y un par de descalabros. Todo lo demás son simplemente cosas que pasan.

De todo corazón espero que el 2018 sea un gran año. Que en el siguiente ciclo, pensemos menos en lo negativo.

fael escribiendo @ 11:17 pm. Este post tiene un comentario.
Enlaza este post por el permalink o el microlink.